viernes, 20 de mayo de 2016

LA ESTRELLA DE LOS PERRITOS CALIENTES

PINK'S HOT DOGS
 
En el 709 N. de la Avenida La Brea, Los Ángeles, California.
Legendario puesto de perritos calientes de las estellas de Hollywood desde 1939 por el matrimonio PINK (Paul & Betty) que sigue gestionado por sus descendientes.
La especialidad es el Chili Dog (4,40$)
 
Al parecer, el carnicero alemán Charles Feltman fue el primero en vender perritos calientes en unos carritos en las playas de Coney Island (Nueva York) en 1867.
Aunque cueste creerlo un auténtico hot dog es mucho más que una salchicha metida en un bollo. Vayamos por partes, dijo el doctor Frankestein.
 
LA SALCHICHA
EL perrito caliente necesita una salchicha de Frankfurt de entre 18 y 30 cm. que ha de hervirse durante 6 minutos (menos es poco, más se puede romper).


Para comprarlas auténticas, es recomendable pasarse por Fiambres la Madrileña con tienda en la Calle Arenal, 18, de Madrid desde 1909 (los de provincias y las afueras pueden comprar por internet en http://www.fiambreslamadrilena.com.

El fundador era alemán y la fábrica está en la calle Zaida, 97, en Carabanchel, lo que es otra garantía. Se compra la Salchicha tipo Frankfurt, en tripa natural de cordero cocida y ahumada, con un Largo de 18 cm, peso 50 grs.

EL PAN DEL PERRITO (hot dog bun, en americano)

Ya que estás por Arenal, te pasas por el FERPAL, en el nº. 7, a comprar el pan (que viene de "Madre hizo pan" de los Molinos y te llevas su famoso relleno para sandwich y queso del bueno y a buen precio. Es bueno recordar que el pan de HOT DOG es casi el mismo que el de las tradicionales "medias noches" que tantas meriendas finas alegraron en mi infancia (y que las del Ferpal son famosas).
Pero si lo queremos hacer tradicional americano y auténtico, solo hay dos opciones: o compras en el super una bolsa de pan industrial o... te lo haces tú.
Ingredientes
– Leche fresca
– Harina
– Azúcar
– Sal
– Mantequilla
- Semillas de sésamo
– Levadura
Para hacer 4 panecillos de 20 centímetros.
Pones 12 GRAMOS DE LEVADURA en una taza, agregas agua, una cucharilla de azúcar, revuelves, lo tapas con un platillo y dejas unos minutos hasta que se forme espuma.
En un bol grande, pones CUARTO KILO DE HARINA, 10 GRAMOS DE HARINA Y UN VASO DE LECHE CALIENTE CON UNA CUCHARADA DE AZÚCAR Y UNA PIZCA DE SAL. Le añades la levadura disuelta en el agua. Mezclas los ingredientes bien y luego amasas durante 10 MINUTOS en la mesa hasta conseguir que la masa sea suave y homogenea.
Devuelves la masa al bol y lo tapas con un paño limpio y lo dejas fermentar a temperatura ambiente UNA HORA, por lo menos, hasta que duplique el tamaño.
Después de eso, divides la masa en cuatro partes iguales y les das formas de bollo para perrito caliente.
Forras, la bandeja del horno con papel encerado, colocas los panecillos, con el pincel de cocina los pintas con leche tibia (con huevo quedarán más dorados) y los riegas de semillas de sésamo (para que sean auténticos y nadie los confunda con los comprados hechos en el super). Dejas MEDIA HORA la bandeja a oscuras en la despensa o dentro de un armario.
En ese tiempo, precalientas el horno a 180ºc.
Los panecillos ya habrán duplicado su volumen. Metes la vandeja en el horno y dejas que los panecillos se horneen 20 minutos (hasta que tengan el dorado que más te guste).
Si te sobran, o lo haces el día anterior, GUARDARLOS EN LA NEVERA. En el momento de servir se calientan suavemente en el microondas, o los pones 3 minutos al vapor.
Traducido al cristiano: cómpralos en el super.

LA MOSTAZA

La GULDEN'S la venden en las grandes superficies.

LA SALSA DEL CHILI.

Ingredients
•carne picada
•cebolla en brunois
•ajo, picado
•tomate frito
•azúcar
•mostaza amarilla
•chile en polvo
•salsa Worcestershire
•sal
•apio en polvo
•comino molido
•pimienta negra
Seguimos haciendo para cuatro.
Ponemos en la sarten caliente CUARTO KILO DE CARNE PICADA.
Cuando cambia de color, añadimos media cebolla en brunois (muy picadita) y cuando esté casi hecho un diente de ajo picadito.
Se añade UNOS 90 GRAMOS DE TOMATE FRITO y los demás ingredientes al gusto (sin exagerar en nada). Lo mezclamos bien todo. EN UN CUARTO DE HORA LA CARNE ESTARÁ HECHA y lista para esparcir caliente por encima del perrito.

EL QUESO.


Montado el perrito en su pan, regado del chorrito de mostaza y cubierto con la salsa de chili solo falta cubrirlo de TAQUITOS DE QUESO CHEDDAR.
La cosa debe quedar más o menos así

¡Será comida rápida, pero se tarda un montón en hacerla!
 
¡La de cosas que se aprenden leyendo tebeos!

martes, 5 de abril de 2016

PATO A LO VALIENTE (CAZADORA)

En el declinar de la prensa española, convertida en vehículo de propaganda, está la desaparición de las "tiras" cómicas o tebeos. Se evita aquello que despierte la imaginación del lector, no sea que se vuelva inteligente y no se trague la doctrina.
En tiempos remotos, cuando en el periodismo había dignidad y voluntad de formar e informar, Harold Foster publicaba en multitud de diarios de todo el mundo, las aventuras del Príncipe Valiente.  Un día, el Príncipe Valiente se fue a cazar patos con un rey y, aparte de enseñarnos el valor de hacer las cosas por uno mismo, nos enseñó la receta del pato a la cazadora. Un guiso sencillo... un lujo para el paladar.
Veamos, la cosa empieza así...
Troceamos el PATO que compramos en el supermercado, limpio y sin vísceras... Ponemos en una fuente los trozos, lo regamos con VINAGRE DE JEREZ y cubrimos con VINO DE TORO,  más un ATADO DE HIERBAS AROMÁTICAS (tomillo, romero, orégano, hierbabuena) y pimienta en grano. Tapamos y reservamos un buen rato para que coja el sabor.
Se prepara el acompañamiento...
¡Ojo al error histórico! El plato, si lo quieres hacer al estilo medieval no puede llevar pimientos, eso vino de América con Colón.
Por tanto deberíamos picar CEBOLLA, machacar AJOS, cortar las SETAS o champiñones, trocear un NABO en dados (tampoco se pueden usar patatas) y ciruelas secas.
-Si quieres ser moderno, ponle patatas, tomate troceado y pimientos picados-
Preparamos una sartén parisién o una fuente de barro con tapa. La ponemos al fuego con ACEITE de oliva para que se caliente. Salteamos los trozos de pato para dorarlo y que suelte su abundante y deliciosa grasa. hacedlo con cuidado...

Echamos el picado del acompañamiento y lo cubrimos todo con el adobo. Añadir agua hasta cubrir.

Dejamos cocer tapado a fuego lento hasta que el pato y el nabo estén tiernos (se comprueba pinchando con un palillo de aluminio de los que se usan para hacer pinchos morunos)

 Si se quiere espesar la salsa, añadir harina tostada ligeramente o nata del 17%
 No adelgaza, pero la siesta resultará épica.





martes, 29 de marzo de 2016

MARTES (29-03-2016) El periodismo que necesito


Todos los días leo un periódico de papel, visito prensa digital, veo un telediario y escucho un fragmento de programa radiofónico. Todos los días insisto en la esperanza de estar informado. Digo bien, estar informado y esperanza, porque ningún día consigo estarlo.
Llego a creer que mi seguimiento de los "medios" solo pretende alimentar mi cabreo, un estado de enfermedad mental que encuentra placer en estar indignado. Al término de un HORA XXV, el archifamoso José María García reflexionaba sobre la audiencia que le seguía fiel a tan intempestivas horas de la noche. La mitad de la audiencia, decía, me sigue porque está indignada con las personas e instituciones que critico; la otra mitad lo hacen para indignarse conmigo por lo que digo o como lo digo. Aquellos millones de oyentes, alimentaban su indignación, confrontaban lo que oían con lo que les gustaría oír, quemaban adrenalina y... se dormían plácidamente. Al día siguiente, a la hora del café o del bocadillo, tendrían algo que decir, algo por lo que protestar, algo por lo que discutir, algo con lo que sentirse más listo que los demás.
José María García se hizo muy rico matando el aburrido periodismo deportivo y dando paso al propagandismo mediático.
Hoy asistimos a la muerte de la prensa escrita (y no es porque otro diario, el Independent, haya cambiado los kioscos por las pantallas). Hoy, en España, no hay ni un solo periódico que dé información a sus lectores. En España, no hay hoy un solo periódico de tirada nacional que dé pura y simplemente noticia de lo que pasa. Todos y cada uno se declaran y trabajan como propagandistas de una u otra ideología en función del negocio que puedan hacer de ello.
-Hoy, el periódico que fundó un falangista, que nunca abjuró de serlo, y tuvo a un falangista como primer director es el preclaro valedor del PSOE y de los presuntos progresistas políticamente correctos.
-Hoy, el periódico que fundó uno que se creía la reencarnación de Howard Hughes con el dinero de Berlusconi es el pomposo promotor de la tercera república y el odiador oficial de la familia real española, que publica con total descaro mentiras a toda página (las falsas vacaciones de Semana Santa de la Infanta Elena en Vietnam) y se ofende porque la Reina diga de él que es una mierda.
-Hoy el periódico monárquico y católico sigue fiel a sus principios, ahora en manos vascas que tocan todos los palos de la comunicación, radio y televisión incluidas.
-Hoy, la derecha más clásica hace propaganda con el diario propiedad del grupo editorial catalán que compró una televisión para dar cancha al izquierdismo más exasperado, la pela es la pela.
Podría seguir, pero me aburro. Ninguno, insisto ninguno de ellos, es capaz de contar nada sin adjetivos, sin valoraciones, sin opiniones. Ninguno de ellos hace periodismo. ¿Y aún  se preguntan por qué no les compran? ¿Aún se preguntan porque el número de lectores del conjunto de la prensa española resulta ridículo para un país desarrollado y culto?
Quiero un periódico, necesito un periódico, tengo que ir al baño...
Me llevaré un tebeo...

lunes, 28 de marzo de 2016

Lunes, 28 de marzo de 2016

¿Solo Rajoy se da cuenta de lo bien que nos va sin gobierno?
¿Solo los captadores de subvenciones, regalías y prebendas, como los escribanos al dictado de El País, tienen PRISA porque haya gobierno?
¿Qué haría falta para que los aspirantes a Presidente del Gobierno comprendieran, como el ochentero Vargas Llosa esta mañana con Carlos Herrera, que 253 diputados son más del 72% de los diputados de las Cortes?
¿Esos 253 diputados actuando en conjunto podrían hasta realizar esas reformas constitucionales tan necesarias para algunos?
Se les llena la boca de interpretaciones de lo que querían los españoles cuando votaron al buen tuntún en diciembre. Intentan montar cábalas en función de su corto cerebro sobre mayorías de izquierdas o derechas, intentan a la desesperada que el siglo XXI se gobierne con ideologías de mediados del siglo XIX. ¿Eso es progresismo?
¿Se puede llamar "progresistas" a personajes como Sánchez e Iglesias, que quieren imponer ideologías políticas nacidas hace más de 170 años, triunfadoras hace 97 y fracasadas hace 27 años (caída del Muro de Berlín)?
¿No deberían ser llamados conservadores, carcas o viejunos?
¿Por qué esos "intérpretes" de la voluntad popular, no interpretan que la inmensa mayoría de votantes, no querían que ninguno de sus líderes gobernase y querían un gobierno centrado solo en lo que hay que hacer para sacar adelante al reino de España?
¿Qué tendría de malo un gobierno en que sus integrantes se limitaran a hacer su trabajo y se vigilaran unos a otros para que ninguno robase más de la cuenta?
¿Por qué se empeñan en ser líderes quienes no pudieron convencer a la sociedad de que les dejaran serlo?
¿Tan difícil es comprender que un miembro de un gobierno demócrata no es más que un funcionario al servicio de quien le eligió para ese trabajo?
¿Cuántos siglos tendrán que pasar para que los aspirantes al gobierno asuman que han sido elegidos para servir y obedecer a la sociedad que les paga y no para servirse o mandar a nadie?

Tienen un mes para unirse y servir para algo o dejarnos en paz dando paso a otros. ¿O tendrán cara para presentarse después de su fracaso personal y político?


jueves, 24 de marzo de 2016

JUEVES SANTO, 24, MARZO, 2016

De año en año, me entrego a la reflexión. De año en año, intento recuperar el oficio de hablar con los demás y de año en año compruebo que no tengo nada que contar que les pueda interesar. Pero aún así, vuelvo a intentarlo.
Hoy es Jueves Santo, día de reflexión por antonomasia.


Hasta en el diario de la progresía caviar, se reflexiona sobre el por qué todas las sociedades y culturas se desarrollan y fundamentan en la creencia en uno o varios dioses.
Creer o no creer provoca parecidas consecuencias, creerse en posesión de la verdad y el odio o el desprecio a los que no aceptan esa verdad. Los listos, manipulan las creencias, unos por el ansía de ser superiores a los demás, otros, quizás los más, para hacer negocio y aumentar su riqueza.
Hoy, medio mundo llora por los atentados de Bruselas y el otro medio lo celebra.
¿Estamos en la Tercera Guerra Mundial y no queremos verlo?
¿Es asumible el "buenismo" a favor de los "refugiados" musulmanes que "invaden" pacíficamente Europa usando la misma técnica que los bárbaros que liquidaron el Imperio Romano?
¿El pensamiento, presuntamente de izquierdas, de "comprender" a los violentos se basa la esperanza de que maten a otros y les dejen vivir a ellos?
¿Solo a mí me resulta curioso que esos "refugiados" musulmanes solo quieran "huir" hacia una Europa en crisis en vez de lanzarse, con más comodidad y menos peligros para sus hijos, hacia esa tierra de promisión, riqueza y misma religión de la península arábiga y otros productores musulmanes de petróleo?

jueves, 4 de junio de 2015

EL ÁGUILA HA CAÍDO

JAVIER GONZÁLEZ FERRARI DEJA DE PRESIDIR ATRESMEDIA RADIO




Llevo días intentando no escribir mi ira y la depresión al saber que los reptiles se habían apoderado del último reducto de los micrófonos libres.

Javier González Ferrari se ha defenestrado desde el otero de la Presidencia de Atresmedia Radio. La noticia no ha merecido más que breves indiferentes y pesados silencios de reptiles atemorizados que no desean morder la mano que les sirve la bazofia con la que subsisten. Como víctima de la mala gestión patrimonial de hijos desnortados en manos de visires estúpidos, puedo imaginar la trastienda de lo sucedido detrás de la frase vacía: «Me siento muy orgulloso y satisfecho de haber trabajado en Atresmedia Radio junto a un excelente grupo de profesionales y de haber aportado mi grano de arena para conseguir las mejores cuotas de audiencia y de rentabilidad en la historia de este grupo».

¿El golpeateclas más ácido que he conocido y la lengua más viva desde Quevedo recitando en público un texto tan huero? Solo puede significar que, en su infinita ironía antimediocres, quiere poner en ridículo al que le dictó el mensaje... o, que al tirarle de su oteadero en Ondacero le vulgarizaron.

Me atrevo a escribir sobre él desde la seguridad de que no va a enterarse (y que ha nadie va a interesar lo que yo escriba). Un hombre que sentía pánico por los efectos que podían producir los hornos microondas hasta prohibir su presencia en su casa, no me da que, con el paso de los años, se atreva a manejar un ordenador., del teléfono "listillo" ni hablamos. En consecuencia, es imposible contactar con él si el no quiere contactar contigo. A Javier le conozco desde hace 35 años y hemos mantenido escasos contactos sociales en los últimos 30. (Siempre me ha sorprendido que se acordara de mi cara cuando nos veíamos y el cariño personal con el que me trataba rodeado de pelotas, badulaques e ilustres).

Llegó al periodismo desde la filología y a la radio desde la admiración por su padre, Don Antonio (González) Calderón. Donde otros adolescentes sueñan con superar al padre, Ferrari ha dedicado 40 años de vida profesional a desarrollar, mantener y cuidar su legado intelectual en el periodismo radiofónico.

Para hacerse una idea de lo que ese legado significa, me permito una anécdota personal. Con Santiago Carrillo recién destocado de peluquín, me correspondió a mí llevar su primera entrevista en el "Informativo de las ocho" que dirigía Fermín Bocos desde Barcelona. Don Antonio Calderón me pidió que en cuanto llegara a los estudios le pasara a su despacho. Así lo hice. Hechas las presentaciones, Don Antonio dejó caer.

-"Usted y yo estuvimos juntos en la guerra".

-¿A sí? ¿Cómo fue? -respondió Carrillo con una sonrisa relajada.

-Yo estaba preso en la Checa de San Antón cuando usted dirigía aquello.

Se miraron a los ojos y siguieron su conversación como si nada, repasando el cuestionario que yo había preparado. En aquel momento, supe qué significaba la Transición a la Democracia y la Libertad que hacíamos los españoles: la transición desde la sinceridad, mirándose a los ojos dos enemigos, al futuro para unos hijos limpio de odio y sinrazón.

Don Antonio no se movió del control durante la entrevista. Yo estaba histérico. Santiago Carrillo me ofreció uno de sus cigarrillos y una sonrisa antes de largar su discurso políticamente correcto de reconciliación nacional y compromiso democrático. Luego, mientras recogía mi mesa para marcharme, pasó Don Antonio y me dió el premio periodístico más importante de mi carrera: un paraguazo en los lomos.

Unos pocos años después, Javier González Ferrari tuvo que enfrentarse y vencer a los fantasmas de aquella España naciente.

Aquel 23 de febrero nos aburríamos. Ferrari dirigía la retransmisión de la investidura de Calvo Sotelo y yo llegaba al locutorio con el guion del resumen de la última parte del debate en el Congreso para amenizar el aburrido conteo de la votación. Y se llamó desde la tribuna a Nuñez Encabo, y sonaron disparos y... Javier González Ferrari se cayó de la silla llorando y... siguió retransmitiendo y siguió conduciendo sabiendo antes que nadie que se trataba de un golpe de Estado, no de una intervención antiterrorista de la Guardia Civil. Lloraba por la España que amenazaba a su hijo/a (no lo sé bien) presto a nacer, pero su voz no temblaba y transmitía seguridad y confianza de que íbamos a salir de esa para no asustar a la familia que le estaría escuchando (ni al redactor que estaban sepultando detrás de un armario para esconderle de los golpistas que decían que estaban llegando a la emisora).

De esa experiencia le quedó un modo particular de hacer periodismo: decir lo que hay que decir y hacer lo que hay que hacer comiéndose el miedo, la inseguridad y la mala leche.

Con ese bagaje, Javier González Ferrari ha recorrido el escalafón del periodismo español, yéndose siempre un segundo antes de que le echaran por no doblegarse al politiqueo, negarse a que se haga periodismo reptante y despreciar al trincón tertuliano al servicio del poder.

Yo sé, tal vez solo yo lo sepa, que en su vagar por despachos con moqueta en coche oficial, solo ha perseguido un sueño: recuperar la SER, volver a la SER de aquellos tiempos, inventados por su padre, en el que se abría micrófono al que tenía algo valioso que aportar, en la que la opinión de un bando se contrastaba siempre con la del contario, en la que la SER no opinaba y todos opinaban en la SER, en la que el micrófono era para el redactor que se trabajaba el folio, en la que se asignaba el seguimiento de un partido en campaña electoral a un redactor que le fuera contrario y poco sospechoso de compadreo.

Dado que en la SER eso ya no tenía cabida, lo intento por radios y televisiones diferentes. Creyó conseguir algo con la complicidad de Carlos Herrera y, para defenderlo, aceptó el exilio del micrófono desde un aposentadero de presidente durante 13 años.

El heredero del heredero, preocupado por preservar su cabeza de la guillotina revolucionaria, se compró la horda sextera. Carlos Herrera, confundió éxito profesional con poder personal y cuan Quijote saltó a la palestra para vencer a los gigantes, (que muelen la democracia agitando su comunismo de opereta empujados por el viento del resentimiento), esgrimió su lanza de "ellos o yo" creyendo que "la pela es la pela" para cualquier catalán, aunque sea de origen charnego y... salió despedido hacia las tinieblas exteriores. El heredero de la Panza Planetaria no ve gigantes, solo ve molinos que acuñan moneda y en los que se esconde la lana al albur de la tendencia del viento que pasa.

Eliminado Carlos Herrera, les ha resultado fácil despeñar a Ferrari.

Se da por hecho que la COPE, recolectora en los últimos tiempos de náufragos de la libertad de micrófono, cuan balsa de la Medusa recogerá sus restos. Y se da por sabido que Javier González Ferrari le seguirá. Si eso pasa, el dinero que ya no se necesita será la justificación para una decisión equivocada.

Si valiera de algo el consejo de un viejo conocido que rodó de fracaso en fracaso hasta la ruina total, le pediría a Ferrari que siguiera el ejemplo de Andrea Camillieri y aprovechara su ingenio y empleara su dignidad volviendo a su primera vocación: SER escritor. Como Camillieri ha hecho a través del Comisario Montalvano, Javier podría rebañar personajes del recuerdo, levantar alfombras de chanchulleros, sacudir conciencias de amaestrados y reírse de los infinitos tontos, meapilas y cagamandurrias que han asediado su paso para escribir el relato de este tiempo y este país de mafiosos, robaperas y, en definitiva, pícaros. Haz lo que quieras, pero saca provecho de los Quevedos que siempre has llevado puestos.
  

jueves, 11 de diciembre de 2014

La César Burguer


Leyendo un tebeo, en este caso francés, se pueden aprender cosas increíbles. Por ejemplo, a preparar la hamburguesa perfecta. Perfecta para ser servida en un restaurante gastronómico, o sea, caro y estrellado, de cocina creativa.

El tebeo se llama "Lord of burgers", los guionistas son Arleston y Audrey Alwett
y la receta es del personaje Arthur Capresse.

 


Como tebeos y cocina resumen mis más locas aficiones, comparto la receta añadiendo mis comentarios y propuestas en cursiva...

Ingredientes hamburguesa
400g de ternera picada
200g de cordero picado
2 cogollos de lechuga
2 tomates maduros.
4 tomates cherry
8 lonchas de queso Chester (también llamado Chihuahua en Méjico y aquí)
2 cebollas
1/2 pimiento amarillo

Ingredientes de la Salsa
1 huevo
Aceite de oliva
4 anchoas en aceite
2 dientes de ajo
1 cucharada de mostaza

Ingredientes pan de hamburguesa
500g de harina
2 cubitos de levadura panadera
3 cucharadas de miel
30 cl de leche
30 g de mantequilla
1/2 cucharilla de pimentón
1/2 cucharada de sal

Para hacer 4 hamburguesas
Vamos a empezar por preparar la salsa:
Partimos de una base de mayonesa. Es decir mezclamos la yema del huevo, la cucharada de mostaza y una pizca de sal, y la montamos añadiendo poco a poco el aceite de oliva sin dejar de batir.
Segunda fase: en la batidora, con la mayonesa, los dientes de ajo y las anchoas, hasta que quede perfectamente homogénea. A continuación, se monta a punto de nieve la clara de huevo y se añade a la salsa, se trata de darle ligereza espumosa.
(Para hacerlo en casa o en restaurante económico: Basta con poner en la batidora: un cucharón de mahonesa de bote, una cucharada de mostaza antigua, los ajos picados y las anchoas. Nada de sal, por supuesto. Lo de la clara montada es estupendo, pero recuerdo que habría que mezclarla con la mahonesa muy despacio para que no se venga abajo. Yo añadiría a la batidora un chorrito de gaseosa, tal vez dure más)
Para los filetes: Se mezclan bien las carnes de ternera y cordero y se hacen cuatro filetes no demasiado finos, se trata de poder cocinarlos poco hechos. (A la plancha) Se lo merecen.
La guarnición: cortar lonchas de tomate, el pimiento amarillo en juliana y la cebolla en: ¡maravillosas ruedecitas súper finas!
Pasar el pan un poco por el horno antes, que esté cliente y crujiente.
Para montar el bocadillo: pan, lechuga, salsa, tomate, cebolla, queso, carne, queso, lechuga, salsa, pan...
¿Y el tomate cherry? Bueno, se le pincha en un palillo, porque ése es el puuuuuntazo.
(Un puntazo mono, pero poco útil. Mejor sería que llevara pinchada una buena banderilla con su pepinillo en vinagre, su guindilla en vinagre y su aceituna gordal sin hueso. Además de rico acompañamiento para acompañar la degustación, el vinagre del encurtido hace que las grasas de la carne y la salsa debidamente disueltas salgan por los conductos de evacuación del comensal y no se queden para siempre en su cintura. Un acompañamiento que sería obligado para hipertensos y personas con excesivo colesterol)

El pan de hamburguesa, receta personal de Arthur
En un bol grande, mezclar todo el bazar de ingredientes (la cáscara de huevo, no) hasta obtener una pasta homogénea, un poco pegajosa.
Tómate tu tiempo para amasar bien, cuanto más tiempo le dediques más valdrá la pena el resultado. Lo ideal, 1/2 hora, ¡Es top! ¡Al curro! ¡Humpf!
Tapa y deja reposar a temperatura ambiente hasta que la masa haya doblado su volumen, o sea casi tres horas.
Amasa de nuevo para sacar el gas carbónico. Si además hace un ruidito, resulta gracioso. Prrrrrt...
Haz 8 bolas de entre 6 y 8 cm de diámetro y déjalas reposar de nuevo directamente sobre el papel sulfurado y la bandeja en que irán al horno.
Espolvoréalas con granos de sésamo.
Precalienta el horno a 200ºc, hornea... Déjalo cocer hasta que estén bien doradas (cuidado, eso va a tarde de 12 a 15 minutos, vigílalas de cerca)
Ya tienes ocho panes de hamburguesa... y te he dado una receta para 4. ¡Canastos, todo está equivocado, entonces...
(Entonces hazme caso a mí y líbrate de la paliza de hacer el pan tu mismo. Por suerte, en España, tenemos el pan ideal para una hamburguesa: ¡El mollete de Antequera! Basta con ponerlo un poco en la plancha para que esté crujiente y espolvorear la parte superior con pimentón y semillas de sésamo)